Británica irá a prisión por denuncia falsa de abuso sexual

Loading

Una joven inglesa que había denunciado haber sido secuestrada, así como también de haber sido violada por un grupo de hombres asiáticos, fue sentenciada el martes a ocho años y medio de cárcel tras ser descubierta: todo había sido una farsa.

Los hechos se remontan a mayo de 2020, cuando Eleanor Williams denunció a través de su cuenta en Facebook haber sido víctima de una banda de violadores asiáticos.

Rápidamente la publicación de la joven, de 22 años, se viralizó en la plataforma, sumando más de 100 mil compartidos.

A su vez, el post generó una ola de reacciones en contra de los establecimientos de origen asiático en su ciudad natal en Barrow, ubicada en el condado de Cumbria, en el noroeste de Inglaterra.
Supuestamente violada y golpeada

Eleanor aseguraba haber sido secuestrada para luego ser abusada sexualmente por varios sujetos asiáticos. Para dar mayor credibilidad a su relato, adjuntó imágenes en las que aparecía con diversas lesiones, tanto en su cuerpo como en su rostro.

Sin embargo, luego que se diera inicio a una investigación, el Tribunal de la Corona de Preston descubrió que todo era falso, y que las heridas que supuestamente le habían provocado el grupo de violadores en realidad se los había hecho ella misma utilizando un martillo.

De esta manera, en enero pasado la joven fue declarada culpable de nueve cargos por “pervertir el curso de la justicia” debido a sus graves acusaciones.

A su vez, la inglesa había asegurado que la banda la había llevado contra su voluntad a Ibiza, en España, en donde supuestamente fue obligada a ejercer el comercio sexual, así como también declaró haber sido trasladada a Amsterdam, en Holanda, para trabajar en un night club.

Una de las víctimas de la falsa acusación de Williams fue Sajid, un propietario de un restaurant en Barrow. En conversación con la cadena británica BBC, el hombre, quien prefirió utilizar otro nombre para la entrevista por seguridad, contó que después que se viralizara la publicación en Facebook de la joven, comenzó a recibir amenazas de muerte en su teléfono.

“Algunas de las amenazas eran tan graves, con personas diciéndome ‘Te vamos a matar’, que tuve que contactar a la policía”, mencionó. Las ventanas de su negocio fueron quebradas tres veces, la gente escupía en el local y regularmente tanto él como sus empleados recibían insultos.
Las mentiras salen a la luz

Durante la investigación, las mentiras de Williams comenzaron a salir a la luz una a una. Por ejemplo, en el periodo en el que supuestamente ella había estado en Amsterdam, los investigadores descubrieron que había usado su tarjeta bancaria en una tienda minorista de Barrow.

A su vez, en los días en que supuestamente había sido llevada a Blackpool, en el condado de Lancashire, para ser explotada sexualmente, la joven en realidad había viajado sola, por su cuenta, y se había quedado en un hotel, en donde compró fideos y se quedó navegando por YouTube en su celular.
Eleanor comprando en un negocio en el momento en que estaba supuestamente secuestrada
Eleanor comprando en un negocio en el momento en que estaba supuestamente secuestrada

“Estoy seguro de que nadie la presionó para ir a Blackpool. Lo hizo por su propia voluntad para hacer acusaciones falsas”, mencionó enfáticamente el juez durante el juicio, según recoge el medio Independent.

La sentenciada, en tanto, leyó una carta en la que sostuvo: “No digo que sea culpable, pero sé que hice algo mal en algo de esto y lo siento”.

“Estoy devastada por los problemas causados en Barrow. Si hubiera sabido las consecuencias que habría tenido esa publicación, nunca la habría escrito”, concluyó.

Entradas Destacadas